lunes, 14 de abril de 2014

¡Fuego a discreción!: Mi primer libro

¡Fuego a discreción!

Por Guillermo


Ha llovido mucho desde aquel 28 de febrero de 2008, cuando publiqué mi primer artículo aquí en La Aldea Irreductible de la mano de mi gran amigo Javier Peláez.

En estos seis años (alguno sabático y otros muy productivos) dedicados a la búsqueda de curiosidades históricas más o menos sorprendentes y poco conocidas, y tras cerca de 250 artículos, colaboraciones y anécdotas publicadas, ha habido momentos en que piensas que ya no queda nada nuevo que contar, nada nuevo con lo que sorprender a tus lectores… pero al final siempre aparece una foto, una pequeña anotación, una mínima reseña que te vuelve a enderezar en tu camino y hace surgir esa chispa que enciende la inspiración.

Y eso ha vuelto a pasar. Hace unos meses mi buen amigo Javier Sanz, de Historias de la Historia, me propuso que, bajo el sello de Anaya (Oberón), escribiéramos juntos un libro de breves historias. En concreto, y coincidiendo con el centenario del comienzo de la Primera Guerra Mundial, sobre historias de ambas Guerras Mundiales.

Han sido cuatro meses intensos, difíciles, agotadores, dedicados a la búsqueda de esas historias sorprendentes de las que casi nadie ha oído hablar, pero que sabes que existen y que tienen que estar en algún lado escondidas, pero dispuestas a asomar la cabeza en el momento más inesperado y darte una pista para que las atrapes y las escribas.

Y así ha nacido ¡Fuego a discreción!: Historias sorprendentes de la Primera y Segunda Guerra Mundial

Son 144 breves historias, divididas en 19 capítulos. Historias de las dos guerras mundiales en las que conoceremos personajes casi anónimos que tomaron decisiones arriesgadas con resultados sorprendentes, historias de trincheras, de inventos locos, de ciencia, de estrategia, de ingenio, de suerte (y de mala suerte), de humor, de heroísmo, de crueldad, de torpeza, de animales, de planes maquiavélicos y disparatados… Historias que nos arrancarán sonrisas y caras de asombro, y también historias que nos conmoverán y nos harán compartir sentimientos con aquellos que las vivieron.

En total 376 páginas, con el prólogo de otro buen amigo, el filósofo y ensayista José Antonio Marina, con la colaboración con tres historias del irreductible Javier Peláez, y con las más que magníficas ilustraciones de Xurxo Vázquez.

El libro está disponible en las grandes superficies y librerías, y también en la red (Amazon, El Corte Inglés, etc., etc.) por un precio muy razonable: 14,90 euros.

Espero que disfrutéis con estas nuevas historias, y que os sorprendan tanto como me sorprendieron a mí cuando conseguí encontrarlas y atraparlas a las muy jodías ;)

Muchas gracias a todos. Gracias por estar ahí todo este tiempo.

Y sobre todo, gracias por leer.

Guillermo

Ya puedes conseguir tu ejemplar online en la Tienda de AMAZON

-----------------------------------------------------

P.D: Quiero dedicar con cariño y una sonrisa el capítulo 5 de la parte II del libro, que versa de una manera divertida sobre la torpeza, a la persona (no generalizo ni hablo de empresas) que me ha tocado durante el proceso de edición, por los muchos errores y fallos cometidos, al final solventados por suerte :)

Prometo escribir un simpático artículo mucho más detallado sobre esta experiencia paralela… pero eso será otra historia, y otro día.

Puedes conocer las novedades de la Aldea Irreductible siguiéndonos en TWITTER. o en FACEBOOK

viernes, 4 de abril de 2014

Minificha 84: Resolviendo con inteligencia una revuelta popular (París, S.XIX)

Durante una de las muchas revueltas populares del siglo XIX en París, el comandante de un destacamento del ejército recibió la orden tajante de despejar una plaza que ocupaba la plebe. Sus instrucciones eran de disparar en caso de hostilidad, así que ordenó a los soldados que ocuparan posiciones de fuego, con sus rifles dirigidos contra la multitud.

Sus hombres estaban fuertemente armados, pero la multitud no, que se encontraba furiosa. Ante la tensión del momento, el comandante dudó que una medida violenta contra ellos fuera en este caso la solución. Al contrario, llegó a pensar que inflamaría y empeoraría más la situación, pudiendo producir una auténtica masacre.

Aparentemente sólo cabían dos posibilidades: disparar contra la multitud o desobedecer las órdenes…

En un rápido ejercicio de inteligencia y rapidez de decisión, el comandante desenvainó su espada y gritó con todas sus fuerzas:
“Señoras y señores, tengo órdenes de disparar contra los insurrectos. Pero como yo veo un gran número de ciudadanos honestos y respetables ante mí, pido que salgan de la plaza para que pueda disparar con seguridad a los insurrectos”

La plaza quedó vacía en pocos minutos.


Por Guillermo


Archivado en la Sección: MiniFichas

Fuentes:

- Change: Principles of Problem Formation and Problem Resolution, de Paul Watzlawick

- Moral Calculations: Game Theory, Logic, and Human Frailty, de Laszlo Mero.

Puedes conocer las novedades de la Aldea Irreductible siguiéndonos en TWITTER. o en FACEBOOK

miércoles, 26 de marzo de 2014

Las primeras lentillas se fabricaron con un juego de mecano infantil

Juego infantil checo de construcciones "Merkur"

En 1952, Otto Wichterle, químico, profesor e investigador de la Facultad de Química y Tecnología de la Universidad de Praga viajaba en tren de Olomouc a Praga cuando comenzó a conversar con un hombre que se encontraba en el mismo compartimento. El hombre estaba leyendo, en una revista especializada, un artículo sobre prótesis metálicas del ojo, y fue en el transcurso de la conversación cuando a Wichterle le vino a la cabeza la posibilidad de desarrollar una materia plástica que fuera compatible con los tejidos del ojo, a partir de la utilización de geles hidrófilos, con los que ya estaba investigando en la Universidad.

Así surgió la idea de las lentes de contacto blandas, conocidas como lentillas.

La víspera del día de Navidad de 1961 - tras nueve años de investigación interrumpidos por las purgas comunistas de 1958 - Otto Wichterle “jugaba” en la mesa de su cocina con las piezas metálicas del juego de niños Merkur (juego de construcciones similar al popular “mecano”) al que había conectado, como motor, la dinamo de la bicicleta de uno de sus hijos…

Este es el comienzo de mi artículo de colaboración en Naukas.com.
Si os interesa, podéis leer el artículo completo aquí.


Por Guillermo


Puedes conocer las novedades de la Aldea Irreductible  
siguiéndonos en TWITTER. o en FACEBOOK

sábado, 22 de marzo de 2014

La fascinante historia tras la “GLOMAR Response”

En enero del año pasado se hizo muy popular una respuesta de la Casa Blanca ante una petición popular para construir una “Estrella de la Muerte” como la que aparece en la saga Star Wars.

Construir una Estrella de la Muerte... algo caro para Obama

El comunicado, rebosante de buen humor y guiños a los aficionados del cine, contestaba públicamente lo siguiente:
“¿Qué sentido tiene gastarse el dinero de los contribuyentes en una “Estrella de la muerte” sabiendo que un hombre solo en una nave puede destruirla fácilmente?. Además, construirla costaría más de 850.000 billones de dólares y estamos trabajando en reducir el déficit, no en aumentarlo… Finalmente, esta Administración no apoya el destruir planetas”.

Era fácil suponer que la respuesta de la Administración Obama pronto se convirtiese en viral y corriera como la pólvora por las redes sociales y blogs.

Sin embargo, más allá de los chascarrillos frikies y de la aparente astucia de los responsables del departamento de relaciones públicas de la Casa Blanca, que seguramente vieron en esta curiosa pregunta una buena oportunidad para mejorar su imagen pública, se esconde la verdadera noticia y es la obligación del Gobierno estadounidense de contestar a todas las preguntas que superen las 25.000 firmas (incluso las recibidas a través de plataformas digitales como Change.org)

Esta actuación no es más que el reflejo de uno de los compromisos que el Presidente contrajo en su programa electoral en pos de la transparencia y que, obliga realmente a la Administración a proporcionar una respuesta sobre las cuestiones que se le planteen, sean cuales sean, y es más… debe hacerlo en un plazo inferior a 30 días.

Este compromiso de proporcionar información pública está muy arraigado en el Derecho norteamericano y tiene sus orígenes más inmediatos en el Acta de Libertad de Información (Freedom of Information Act) redactada a mediados de la década de los años ’60 y que implantó la obligación de proporcionar información federal a todos los miembros de los Estados Unidos que así lo pidieran.

Por supuesto, y más si se trata de Estados Unidos, esta obligación de ofrecer información cierta a las cuestiones planteadas públicamente que implantó la FOIA tiene muchas lagunas, excepciones y subterfugios legales que, durante décadas han causado incontables quebraderos de cabeza a numerosas agencias, como la CIA o la NSA, cuya labor es precisamente la contraria: Guardar secretos…

Web oficial de FOIA - Freedom of Information Act
El artículo que os ofrezco hoy contiene una historia fascinante que incluye a las dos grandes potencias en plena guerra fría, un submarino desaparecido, un plan oculto de la CIA, una misión secreta que costó más de 800 millones de dólares, e incluso la aparición estelar del multimillonario Howard Hughes…

La historia la encontré en el capítulo titulado “Neither confirm nor deny” del magnífico podcast Radiolab ( que por cierto, ya os recomendé en una ocasión anterior) y comienza con una “inocente” pregunta por parte de Jeff Larson, editor de Propublica, un medio independiente dedicado al periodismo de investigación.

A poco que sigáis la actualidad política de estos últimos meses conoceréis la polémica surgida por las escuchas telefónicas que la National Security Agency (NSA) ha realizado a miles de personas (algunas muy influyentes) y que solo en España parece que alcanza los 60 millones de llamadas telefónicas.

Pues bien, al bueno de Jeff Larson se le ocurrió dirigirse a la Administración para preguntar si él mismo había sido objeto de esas escuchas y, aunque no albergaba muchas esperanzas de que le contestaran, la sorpresa llegó en forma de carta certificada solo doce días después de que planteara su pregunta.

La carta, a grandes rasgos, decía lo siguiente:
No podemos confirmar ni desmentir la existencia de los datos o metadatos del número de teléfono que usted indica en su cuestión
Jeff, confuso, leyó varias veces la frase… ¿Qué es esto? ¿Qué clase de contestación es esta? No dice nada… Todos habréis escuchado una frase así en algún momento. “No podemos confirmar ni desmentir la existencia de dicha información…” Sí, Jeff, había visto ese tipo de contestaciones en otras ocasiones, en el cine, en la tele, en ruedas de prensa, pero… ¿Por qué molestarse en dar una respuesta que no dice nada?

Intrigado, llevó la carta al día siguiente a su redacción y preguntó a uno de sus compañeros en el periódico… ¿Qué significa realmente esto?

Oh!... It’s a “Glomar response” –le contestaron–

¿Una respuesta “Glomar”?

Lo que viene a partir de ahora nos obliga a trasladarnos a los intrincados años de la Guerra Fría para descubrir una de las operaciones más caras y secretas de toda la historia del espionaje… El proyecto Azorian.

En 1968 las autoridades marinas de Estados Unidos detectaron una alta e inusual actividad de efectivos rusos en el Pacífico. Numerosos aviones, barcos y submarinos soviéticos se concentraban a unos 2000 kilómetros de las islas Hawaii haciendo saltar todas las alarmas de la Marina norteamericana.

No parecía que estuviesen preparando un ataque, sus movimientos parecían indicar que estaban buscando algo… Estaban peinando toda la zona y de repente todo parecía claro: habían perdido un submarino.

Lo que estaba ocurriendo, al más puro estilo “A la caza del octubre rojo”, es que los mandos soviéticos habían desplegado todo un operativo de búsqueda de uno de sus más modernos submarinos GOLF II Clase SSB: El K-129 se había hundido, pero al parecer, no sabían exactamente dónde…

Submarino soviético GOLF II de la Clase SSB
En paralelo, y observando la posibilidad que se les abría ante ellos, los americanos comenzaron a preparar su propia misión de búsqueda. El rescate de aquel submarino ruso podría darles mucha información sobre claves y datos secretos, por no mencionar lo que podía significar recuperar los misiles nucleares SS-N-5 SERB que el navío llevaba a bordo.

No pasó mucho tiempo hasta que el USS Halibut (SSGN-587) localizó los restos del submarino soviético a una distancia de unas 1600 millas de Pearl Harbor. El problema era por supuesto era la profundidad: casi 5000 metros… Jamás se había intentado recuperar algo a esa profundidad. Era casi impensable una operación de salvataje, pero qué narices, estamos en los años de la Guerra Fría y el dinero para operaciones militares secretas no supondría un obstáculo: Había que recuperar el K-129 costase lo que costase.

Sin embargo, era fundamental organizar todo este operativo en total secreto para conseguir que los soviéticos no supieran que los americanos habían conseguido el submarino, sus claves e información de inteligencia y sus cabezas nucleares… Necesitaban además una misión de distracción que ocultara los verdaderos propósitos militares.

La historia sigue mejorando por momentos y es aquí donde entra el extravagante multimillonario, dueño de la Pan Am Trans World Airlines (TWA), Howard Hughes

La tapadera ideal para cubrir las labores de salvataje era hacerlas pasar por minería comercial. El Presidente Nixon encargó a la CIA toda la operación que consistiría en el desarrollo y construcción de un barco, encargado a una empresa de Hughes, la Global Marine Development Inc, que simularía trabajos de minería submarina para extraer manganeso…

USNS Hughes Global Marine Explorer

Evidentemente tardaron varios años en construir un barco oceanográfico de estas increíbles características (debía realizar todo un record de profundidad para el rescate del submarino), pero en 1974 el USNS Hughes Global Marine Explorer (T-AG-193) estaba listo para la acción…

USNS Global Marine Explorer… Global Marine… GloMar… Nos vamos acercando.

El rescate fue simplemente alucinante: Me recuerda a esas máquinas recreativas de monedas con un gancho para atrapar muñecos de peluche y es que el Glomar Explorer iba dotado con una enorme pinza mecánica que debía enganchar el submarino e izarlo hasta la superficie.

Infografía del GLOMAR Explorer y su pinza mecánica Clementine

Los datos del salvataje siguen siendo muy confusos pero parece confirmado que el pecio soviético se partió por la mitad al ser izado y los norteamericanos tan solo pudieron recuperar una parte del submarino. En la actualidad unos consideran que la operación fue un fracaso puesto que la grua (a la que llamaban “Clementine”) fallara y dejara caer nuevamente una sección del submarino cuando ya estaba a un tercio de camino de la superficie.

Otros creen que fue un verdadero éxito de ingeniería poder levantar aquella mole del fondo del mar, aunque fuese solo la mitad, y recuperar dos misiles, una (desconocida) cantidad de información secreta rusa… y los cuerpos de seis tripulantes soviéticos cuya historia también merecería ser contada ya que, debido a lo delicado de la operación, fueron enterrados con honores, pero en secreto y sin que sus familias en Rusia tuvieran una respuesta sobre su paradero durante décadas…

Pero estamos en 1974 y el Presidente Nixon tiene los días contados. Nuestra historia, aún secreta y desconocida por el público de la época, va a dar un nuevo giro…

El escándalo Watergate llevó a la dimisión del responsable de la Casa Blanca y la opinión pública empezó a exigir más transparencia en las actuaciones públicas: comenzaba a fraguarse la actual FOIA que, aunque fue aprobada en 1966, en este mismo año 1974 incorporaría una enmienda que incorporaba la obligación efectiva y real de contestar de forma veraz y responsable a las cuestiones realizadas a las autoridades federales… mmm… la cosa empieza a tomar forma.

Volvemos a dar un pequeño salto en nuestro relato para conocer a Seymour Hersh, un redactor del New York Times que precisamente en ese año 1974 se encontró con algunos detalles de la operación Azorian. El proyecto supersecreto del GloMar Explorer, su tapadera y su misión de rescate se había filtrado a la prensa y el mismísimo director de la CIA, William Colby, tuvo que ponerse en contacto con el periodista y con el NYT obligando a retrasar la publicación del artículo hasta que las labores del Explorer hubieran finalizado…

Para 1975, ya nadie podía esperar más… Al New York Times se unía el Los Angeles Times y otros periódicos, impacientes por publicar, comenzaban a exigir respuestas sobre la operación.

Artículo del New York Times de 1975 haciendo saltar la liebre...

La CIA se encontraba ante un grave problema. Por un lado, la enmienda de 1974 del Act of Freedom les obligaba a dar una respuesta pública y veraz a las cada vez más numerosas preguntas. Por otro lado, revelar cualquier detalle de la operación dejaría sin efecto todo el trabajo secreto de los últimos años y pondría en una situación muy incómoda a Estados Unidos frente a los soviéticos…

Tenían que hablar, no podían mentir pero tampoco revelar ningún secreto de Estado… Ay, el eterno dilema...

Fue entonces cuando surgió una de las reuniones más inquietantes, influyentes y secretas de los últimos años. La CIA escogió a varios de sus expertos, los metió en una habitación y les propuso el reto de redactar una respuesta que no fuera falsa pero que no revelara ningún dato… En otras palabras: Contestar, sin mentir y sin comprometer la seguridad del Estado.

El producto de aquella reunión se conoce como “Glomar Response” y en su redacción original dice, literalmente, lo siguiente:

We can neither confirm nor deny the existence (or not existence) of the information requested but, hypothetically, if such data were to exist, the subject matter would be classified, and could not be disclosed

(“No podemos confirmar ni desmentir la existencia (o no existencia) de la información requerida pero, hipotéticamente, si dichos datos existieran, el objeto de esa materia está clasificado y no puede ser revelado”)

Fue la primera vez que se utilizó esta fórmula de respuesta y… ¿Sabéis cuánto duró aquella reunión de la CIA que la redactó?... ¡30 minutos!

En aquella escasa media hora, los expertos redactaron una de las mayores torturas que han tenido jamás periodistas, abogados y ciudadanos de todo el mundo.

Pero si estáis pensando que aquella primera Glomar Response dejó insatisfechos (y previsiblemente mosqueados) a todos los periodistas presentes en aquella conferencia de prensa de 1975… estáis en lo cierto.

La Glomal Response fue llevada a los Tribunales por considerarla una infracción de la FOIA, pero los jueces la ratificaron como válida argumentando que en ocasiones y frente a determinadas materias sujetas a secreto oficial, la seguridad del Estados prevalece sobre el Act of Freedom.

Lo increíble es que esa respuesta tipo de la CIA se hizo tan popular que comenzó a ser utilizada por otras administraciones… Hacienda, Administraciones Públicas, Asuntos Exteriores, Sanidad. Incluso llegó a otros países que también la adoptaron y la han utilizado hasta convertirla en una respuesta tipo para preguntas incómodas.

Casi 40 años después podéis encontrarla en infinidad de situaciones. Se ha utilizado en el Cine, en la televisión y las series, incluso muchos famosos se la conocen casi de memoria para hacer frente a la prensa rosa y los rumores sobre su vida… Sin saber, probablemente, la fascinante historia que tiene detrás.

La operación Azorian desclasificada (2010)

En 2010 el Gobierno de Estados Unidos desclasificó algunas partes de la operación Azorian, aunque muchos detalles aún hoy continúan siendo secretos... Si les preguntas sobre ellos te responderán de la manera que seguro estás imaginando...


----------------

Más información y referencias:

Además de los enlaces del texto, os vuelvo a recomendar el podcast de Radiolab donde Robert y Jad ofrecen las mejores y más alucinantes historias que podréis escuchar. Son la caña y por supuesto han sido una gran influencia en el proyecto de podcast que Aberron y yo hemos estrenado estos días: Catástrofe Ultravioleta Podcast.



Archivado en la sección: Los artículos de la Aldea.


Puedes conocer las novedades de la Aldea Irreductible siguiéndonos en TWITTER. o en FACEBOOK

martes, 18 de marzo de 2014

Capítulo #01 de Catástrofe Ultravioleta - EXPEDICIÓN


Ya está online el primer capítulo de mi nuevo Podcast "Catástrofe Ultravioleta" titulado EXPEDICIÓN.

Podéis escucharlo o descargarlo gratuitamente en este enlace.

Puedes conocer las novedades de la Aldea Irreductible siguiéndonos en TWITTER. o en FACEBOOK

viernes, 7 de marzo de 2014

Tengo un nuevo podcast: Catástrofe Ultravioleta


Han pasado casi tres años desde la última vez que grabé un podcast. Fue en agosto de 2011 y era la segunda parte de un especial dedicado a Yuri Gagarin. Aquel fue el último archivo sonoro del Podcast Irreductible que, después de 50 capítulos, más de tres millones de descargas y varios premios, despedía el rincón sonoro para la historia y la ciencia de la Aldea.

No os exagero si os digo que durante este tiempo, todas, absolutamente todas las semanas, he recibido correos de oyentes y seguidores del podcast que me pedían que continuara grabando más capítulos. Algunos incluso llegaban a amenazarme con quitarme el Jameson o cosas peores si no volvía a grabar más podcast... Pero lo cierto es que cada vez he ido escribiendo artículos en más sitios y, aunque hice varios intentos de volver con él, he de reconocer que finalmente los abandonaba por falta de tiempo.

Hasta que me di cuenta que me encanta hacer podcast. Me gusta grabarlos, me gusta planearlos, me gusta buscar temas y personajes apasionantes para luego ponerme tras el micrófono, darles voz y ambientarlos con músicas y sonidos que trasladen al oyente al corazón mismo de la historia que quiero contarle... volvió el gusanillo.

Pero después de tanto tiempo, se me hacía dificil volver con lo mismo.

Fue entonces cuando entró en escena Antonio Martínez Ron, al que conoceréis mejor por @Aberron o por su gran blog Fogonazos... y surgió la idea: ¡Hacer un podcast conjunto!... La Aldea Irreductible y Fogonazos juntos en un programa de radio, la cosa podía molar, ¿no?

Aquella idea surgió hace ya casi seis meses, y después de este tiempo, por fin podemos anunciarlo... incluso nos hemos atrevido a realizar un pequeño trailer:



Pronto comenzaremos a emitir los primeros capítulos que aparecerán publicados en el blog de la Cátedra de Cultura Científica, el proyecto de divulgación de la UPV/EHU que, junto con la Fundación Euskampus, nos han ayudado a sacar adelante esta locura.

Y digo locura porque el podcast es totalmente diferente a lo que estáis acostumbrados a escuchar en radio sobre ciencia... Vuelo cada mes hasta Madrid para grabar en directo, las músicas que utilizamos están compuestas expresamente para cada capítulo por Javier Álvarez y hasta el momento hemos realizado ya más de 30 entrevistas diferentes...

Podéis seguirnos en Twitter a través de @catastrofe_UV.  Estad atentos, por ¡va a ser una aventura alucinante! :-)

* El vídeo es obra del gran Miguel Fernández Flores y el logo es de Carlos Lorenzo.


Puedes conocer las novedades de la Aldea Irreductible siguiéndonos en TWITTER. o en FACEBOOK

domingo, 2 de marzo de 2014

Trabajar hoy

Seguramente seré de los pocos que aún mantiene la costumbre de leer el periódico en papel, al menos lo sigo haciendo los domingos... no sé hasta cuando durará este hábito dominical pero por ahora, no sé, me parece que comenzar el domingo con el café y el periódico hace que sea "más domingo". Y hoy me he encontrado una joya en la sección de "Empleo" (lo pongo entrecomillado y en cursiva) que no tiene desperdicio...


Para que vamos a engañar al personal... aquí se viene a trabajar mucho y cobrar poco, eso sí, parece que al menos vas a tener unas buenas vistas (imagino que lo mismo dirían los constructores de las pirámides). El resto de la sección de "empleo" se rellena con anuncios de academias y oposiciones que seguramente no se vayan a convocar en varios años.

Y resulta que el único sector que parece estar en alza y en busca de vacantes tampoco se puede considerar una buena noticia.


Mientras tanto, Mariano diciendo que la cosa está encarrilada, que el barco ha pasado el Cabo de Hornos... Imagino que lo sabrá gracias al chivatazo de alguno de los adivinos del anuncio anterior.

Puedes conocer las novedades de la Aldea Irreductible siguiéndonos en TWITTER. o en FACEBOOK

jueves, 27 de febrero de 2014

Se acerca la Catástrofe...

Estad atentos los próximos días porque se acerca una Catástrofe...

https://twitter.com/Catastrofe_UV

Puedes conocer las novedades de la Aldea Irreductible siguiéndonos en TWITTER. o en FACEBOOK