martes, 2 de diciembre de 2008

NATURALEZA ASOMBROSA - AGUILA vs ZORRO

Cuenta la antigua Fábula que el Aguila y el Zorro eran amigos. Vivían cerca y se llevaban bien, como buenos vecinos.

El águila tenía su nido en una escarpada roca en lo alto de la montaña, mientras que el zorro y sus cachorros habitaban una cómoda madriguera al pie de los riscos.

Todo iba perfecto, hasta que llegó el hambre.

El águila salía a cazar y no encontraba nada con que alimentar a sus aguiluchos. Volaba día y noche, hasta que cansada, de regreso al nido, divisó desde lo alto la madriguera del zorro con sus jovenes crias.

La necesidad hizo que el águila cazara al zorro, o esa es al menos la visión que la fábula nos deja de la enemistad entre el zorro y el águila.

Cómo toda fábula, la historia tiene una moraleja, puesto que el zorro cogió un madero ardiendo y le quemó el nido al águila... No traiciones a los amigos.

En la Naturaleza, las cosas son más simples y no caben muchas moralejas ni amigos: caza o escapa.



Esta lucha por la supervivencia es uno de los elementos que se mezclan en las desiertas praderas de Mongolia. En el Valle de Hagilgati, junto al río Ömöngol, la vida es dura y la caza con águila es una de las tradiciones más arraigadas de los nómadas Kazatjos.

Es una relación familiar.
En una sociedad que se mueve constantemente en busca de alimento, el caballo y el águila no son animales, son miembros de la familia y quien tiene la suerte de poseer ambos, los cuida como sus posesiones más valiosas.

Durante los meses de Septiembre y Octubre, antes de que las nevadas les obliguen a trasladarse, el valle de Hagilgati y sus extensas llanuras, es testigo del vuelo de las impresionantes águilas en busca de caza.

En este link puedes encontrar un increible reportaje sobre el entrenamiento, domesticacion de las águilas en Mongolia.

Un entrenamiento que tiene su punto cumbre en el Festival de Octubre, donde todas las familias nómadas de las llanuras de Mongolia se unen para realizar la tradicional caza con águila, antes de comenzar el viaje a parajes más propicios.



El fotógrafo Michel L'Huiller realiza un impresionante trabajo sobre estas águilas y la vida en las duras llanuras de Mongolia. Podéis echarle un vistazo a su web, las fotografías son impresionantes.



Fuentes y más información: Pixdaus 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 | Michel L'Huiller


Música del Post | Anna Ternheim

---------------
Archivado en la Sección: Naturaleza Asombrosa

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

10 comentarios:

  1. Las fotos son impresionantes y hermosas...gracias por compartirlas...!!

    ResponderEliminar
  2. Impresionantes imágenes las del águila. Un ave magnifica... y el zorro es un rival digno, astuto, pero sin la fortaleza física necesaria para escapar de las terribles garras del águila... ;)

    ResponderEliminar
  3. Aunque la vida salvaje es así de dura, las imágenes impresionan.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante, no sabía que los mongoles tuviesen domesticadas ágilas hasta el punto de cazar por ellos mismos.

    ResponderEliminar
  5. milhaud, cazan hasta lobos con ellas!!

    ResponderEliminar
  6. los que hemos sido cetreros (aunque cetrero nunca se deja de ser) sabemos la magia que tienen las rapaces. Las fotos fantasticas, a la altura del blog. Os felicito

    ResponderEliminar
  7. Bellas fotografía y bello comentario.. felicidades por tu bello blog.. Feliz día

    ResponderEliminar
  8. Hay una historia mongola que cuenta que Genghis Khan gustaba de la caza y la cetrería, y que a menudo salía a cazar con su fiel águila. Un día, despues de estar durante horas buscando presas, se topó con un arrollo, y decidió para a descansar. Decidió soltar al ave para que descansara un poco y buscase algún raton para comer.

    El águila se alzó en el cielo, y vio, en un tramo del río, lejos de la vista de Khan, que una serpiente muerta estaba envenenando las aguas, y fue a avisar a su dueño. Por dos veces le arrancó el vaso de la mano, pero Gengis, pensando que el águila se había vuelto loca, la atravesó con una flecha. El ave, antes de morir, y conociendo a su amo, se dirigió al cadáver de la serpiente, donde murió finalmente.

    Decidió recuperar la flecha, así que fue en pos del cadáver. Al llegar, descubrió la verdad, y fue tal su tristeza, que decidió que a partir de entonces su pueblo viviría en comunión con las águilas.

    ResponderEliminar
  9. Muy buena historia, además, me encantan ese tipo de leyendas.

    Gracias Eefrit Lombarda.

    ResponderEliminar
  10. HTML
    Al fin imagenes donde dos criaturas se dan lucha y el depredador alado logra vencer al terrestre,para que entiendan, el águila cazo al zorro, que hermosas fotografias.

    ResponderEliminar

La Moderación de Comentarios está Activada.

Por favor NO dejes Spam de tu blog o publicidad de tus productos.

Recuerda no utilizar Mayúsculas e intenta cuidar la ortografía dentro de tus posibilidades