martes, 14 de julio de 2009

SOCORRISMO A LA CURIOSA MANERA DE 1807

Fuelle para introducir humo de tabaco por el trasero del ahogado (1750-1810s) | Fuente

En 1807 se publicó uno de los primeros manuales de socorrismo para ahogados en el río o en el mar.

A quien había caído en el agua sin saber nadar, y era sacado medio muerto, había que practicarle urgentemente una serie de primeros auxilios. El manual de la época aconsejaba:

“Rasgar las vestiduras del accidentado y enjugar o secar su cuerpo con franelas. Tenderlo cerca del fuego e introducir aire caliente por su boca mediante una cánula. Al mismo tiempo hay que introducir humo de tabaco por su trasero mediante una máquina de fumigar o fuelle, y en caso de que no se dispusiera de tal artilugio, se utilizarían un par de pipas de fumar (...)

Hecho esto, se darán al ahogado gotas de agua de toronjil y se aplicarán a las plantas de los pies ladrillos calientes al tiempo que con una pluma de ave se le estimulará el interior de la boca”

...Desde luego, si con esto no reanimaban al ahogado, terminaban de rematarlo :)

No obstante, y a pesar de lo extraño que pueda parecer, la fumigación de tabaco en los intestinos, a través del recto, no era una novedad.

Ya a principios del siglo XVII, la practicaban los nativos americanos de Acadia: llenaban una vejiga de cerdo, o una tripa gruesa, de humo de tabaco y, apretándola con sus manos, la vaciaban en el intestino del ahogado mediante una cánula.

Los médicos europeos del siglo XVIII se entusiasmaron con esta práctica.

Opinaban que los intestinos, por su situación y organización, podían reavivar la sensibilidad casi perdida del todo y que, por lo tanto, la insuflación de algo áspero y caliente como el humo de tabaco era un socorro muy eficaz que se debía usar sistemáticamente.

----------------------------
Fuentes y más información en este excelente documento (PDF), en el muy recomendable libro “Anécdotas, frases y curiosidades de la Historia” de Pancracio Celdrán Gomáriz. Editorial Alderabán, en wikipedia (inglés) y en surgicaltechnologists.net (inglés)


Música del Post | Anna Ternheim

----------------------------
Artículo realizado por Guillermo

Relacionado: No me entierren todavía... ¡que estoy vivo! artículo que publiqué hace poco más de un año en el magnífico blog de mi buen amigo Javier Sanz. Si os gusta la Historia no dejéis de visitar su página Historias de la Historia.


10 comentarios:

  1. Flipante! y esos manuales los escribían sin constatar antes su funcionamiento?

    ResponderEliminar
  2. Todos los días algo sorprendente, qeu gran blog porsupuesto que te mereces que un lector agradecido te vote en los premios esos.

    Estupendos todos los articulos. enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. No me deja votarte en eso de los premios! Hay que estar inscrito o algo así.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los comentarios Nils y anónimo: Efectivamente, para poder votarnos (o a cualquier otro blog) hay que tener inscrito un blog.

    Gracias de todas formas :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Lo de meterle humo por el ano al ahogado me ha llegado al alma. Una especie de enema de nicotina. Flipante.

    ResponderEliminar
  6. jeje, un articulo cojonudo, como es habitual en este blog. Directo al rss!

    ResponderEliminar
  7. Este es el tipo de cosas que años más tarde cuento y no me creen o se descojonan por que piensan que estoy de broma.

    ResponderEliminar
  8. La mente humana trabajando, aunque no me imaginaría siguiendo ese manual.

    ResponderEliminar
  9. Madre mía... vaya recomendaciones más poco recomenndables!

    ResponderEliminar
  10. Si los vigilantes de la playa hubieran seguido estos consejos...

    ResponderEliminar

La Moderación de Comentarios está Activada.

Por favor NO dejes Spam de tu blog o publicidad de tus productos.

Recuerda no utilizar Mayúsculas e intenta cuidar la ortografía dentro de tus posibilidades