miércoles, 3 de marzo de 2010

La mítica carta del asiento 29E - 5 horas de vuelo junto al lavabo del avión

En abril de 2005 un pasajero de un vuelo de la compañía norteamericana Continental Airlines encontró en la bolsa de su asiento una carta manuscrita dirigida a esa compañía.

La carta, fechada el 21 de diciembre de 2004, había sido escrita por otro pasajero (se cree que pasajera) que meses antes había ocupado ese mismo asiento, el 29E.

Y es que, a la luz de esta carta, el peor asiento de un avión en realidad no es el asiento de en medio, entre un pelmazo pasajero chistosillo y un bebé con cólicos de lactante... ni siquiera parecen ser los de la parte trasera del avión...

No, el peor asiento es el 29E del avión Boeing 737/800 de Continental Airlines y se encuentra pegado al lavabo del avión.

29E
Primera y cuarta hoja de la carta

La carta (que no tiene desperdicio) relata la penosa experiencia de esta pasajera (cuya identidad no ha sido hecha pública por la aerolínea) que anotó sus pensamientos mientras que el vuelo de San Diego a Houston estaba en marcha, para enviarlos a la compañía aérea, aunque finalmente dejó la carta en la bolsa de su asiento.

Siete páginas, incluso con dibujos humorísticos, en los que cuenta sus tribulaciones y exposición a todo tipo de olores, sonidos y situaciones desagradables.

En la carta figura un sello de “recibido” del departamento de atención al cliente de la citada compañía aérea (13 de abril de 2005) y fue ampliamente difundida por internet. Incluso en un principio se pensó que se trataba de una leyenda urbana.

Más tarde, importantes medios como Usa Today, Washington Post o Chicago Tribune, entre otros, se hicieron eco de ella y, tras diversas gestiones, representantes de Continental Airlines reconocieron públicamente su veracidad, manifestando además que la compañía aérea se había puesto en contacto con la pasajera para pedirle disculpas por su desagradable viaje.

A continuación dejo una traducción libre de la carta (también podéis encontrar el original escaneado en este documento en PDF):
Estimado Continental Airlines:

Estoy asqueada mientras escribo esta nota para ustedes acerca de la miserable experiencia que estoy teniendo sentada en el asiento 29E de uno de sus aviones.

Como deben saber, este asiento está situado directamente junto al retrete, tan cerca que puedo alargar mi brazo izquierdo y tocar la puerta.

Todos mis sentidos están siendo torturados de forma simultánea. Es difícil decir qué es lo peor de estar sentada en el 29E. ¿Es el hedor del fluido de saneamiento que es hecho volar hacia todas las partes de mi cuerpo cada 60 segundos cuando la puerta se abre? ¿Es el silbido constante de la cadena del WC? ¿O son los traseros de los pasajeros que parecen encajar en mi espacio personal como un puzzle pornográfico?

He construido un escudo contra el hedor con una manta que cuelga del compartimiento de arriba. Mientras que es eficaz en el bloqueo de al menos algunos olores y ofrece un poquito de privacidad, el factor “trasero-en-mi-cuerpo” ha aumentado, como si mis diabólicos pasajeros se sintieran libres de apoyarse sobre lo que ellos piensan que es una pared cubierta por una manta. ¡El próximo trasero que toque mi hombro será el último! (Ver dibujo a mano con título: " Esbozo del trasero de un hombre en mi cara”, página 5)
29E
Quinta y sexta hoja
Me estoy imaginando una sala de reuniones llena de ejecutivos dando apoyo al joven ingeniero prometedor que calculó cómo exprimir una fila adicional de asientos en este avión poniéndolo al lado del retrete. (Ver ilustración del asiento y lavabo dibujada a mano de la página 4). Me gustaría sumergir su cabeza en el inodoro, que tengo tan cerca que puedo tocar y saborear desde mi asiento.

Poner un asiento aquí fue muy mala idea. ¡Acabo de oír a un hombre gemir ahí dentro! ¡Esto apesta!

¡Peor aún, es que he pagado más de 400$ por el honor de estar sentada en este asiento!

¿Hace reembolsos su empresa? Me gustaría volver donde vine y empezar de nuevo. El asiento 29E sólo podría ser peor si estuviera dentro del cuarto de baño.

Me pregunto si mi ropa conservará el olor a desinfectante sanitario... ¡Qué pasa con mi pelo! Me siento como si me estuviera lavando en un sanitario con líquido azul y no hay ningún hombre en un pequeño barco que pueda salvarme.

Estoy llena de odio profundo hacia el diseñador de su avión y con una indisposición generalizada que me puede durar horas.

Finalmente ya estamos descendiendo y pronto derribaré el escudo contra el hedor, pero las cicatrices permanecerán.

Le sugiero que inicie la eliminación inmediata de este asiento de todos sus aviones. Basta con retirarlo y dejar el agujero vacío, un buen lugar tal vez para equipaje, pero no para carga humana.”
Después del revuelo mediático que ocasionó esta carta (hay docenas de foros y lugares en internet que comentan esta mítica protesta) la empresa Continental Airlines respondió a los medios de comunicación que no se podía hacer mucho al respecto, debido a la configuración fija de la aeronave... Por lo que el temido 29E aún sigue en su sitio.

En fin... que hay que tener cuidado a la hora de elegir el asiento del avión :)

Fuentes y más información:
Podéis encontrar en la red abundante información en ingles acerca de la mítica carta. En el texto del artículo dejo varios enlaces interesantes (ingles), ya que no he podido encontrar nada en castellano. Las imágenes están tomadas de este documento en PDF

----------------------------
Artículo realizado por Guillermo

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

6 comentarios:

  1. Un viaje en avión para cagarse...


    Lo siento, no he podido resistir la chanza.

    ResponderEliminar
  2. Tuve la desgracia de ocupar un asiento similar en un avión de British Airways hace unos años, cuando la revolución del ántrax colapsó el JFK y tuvimos que meter nuestros pasaportes en bolsas de congelado. Ni un libro, nada excepto documentación o monedas se podía subir a bordo. Y encima EL PEOR ASIENTO DEL AVIÓN. No hubo sufrimiento comparable. Me solidarizo con la apsajera.

    ResponderEliminar
  3. Es la maldita costumbre de aprovechar hasta el último hueco para rentabilizar el espacio.
    Un viaje para el recuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Para el pasajero afectado la solución puede ser muy fácil, ocupar el cuarto de baño.
    Si lo ocupas tu, no lo ocupa nadie mas, y la razón de que lo ocupes N horas , es que el olor y el ruido que desprende el baño te ha indispuesto...

    ResponderEliminar
  5. Hay un peor asiento y es el del piloto ...segundos antes de estrellarse el avión.

    8O

    ResponderEliminar

La Moderación de Comentarios está Activada.

Por favor NO dejes Spam de tu blog o publicidad de tus productos.

Recuerda no utilizar Mayúsculas e intenta cuidar la ortografía dentro de tus posibilidades